Seguimiento remoto

La habilidad de seguir cetáceos en el mar depende críticamente de ser capaces de adosar un dispositivo adecuado al animal. Esto es difícil con cetáceos porque, a diferencia de con las focas, son muy difíciles de capturar y confinar y no tienen pelaje sobre el cual pegar los transmisores. Sin embargo, la cantidad de estudios en cetáceos usando telemetría está aumentando. Se han puesto transmisores en marsopas, delfines mulares e incluso orcas capturando físicamente a los animales y adosando los transmisores a las aletas dorsales mediante pasadores. También se han disparado transmisores en la grasa de ballenas yubartas, francas y azules. Para estudios de comportamiento a corto plazo, se pueden adosar transmisores a la piel de los animales mediante ventosas.

La capacidad de recolectar datos remotamente mediante telemetría de animales en el mar ha incrementado drásticamente nuestros conocimientos sobre los movimientos y comportamiento de los cetáceos en el mar. La técnica de telemetría más valiosa es la telemetría por satélite, en la cual un transmisor en el animal envía datos a través de un satélite en órbita de la Tierra hasta una estación receptora en tierra desde donde los datos son recuperados a través de un ordenador. Los datos permiten calcular la posición del animal y la gran ventaja de este método es que un animal puede ser seguido en cualquier parte del mundo siempre y cuando el transmisor siga transmitiendo. Otros datos, por ejemplo sobre profundidad de inmersión, velocidad de natación y temperatura del agua, se pueden transmitir también de tal forma que los factores ambientales influenciando la distribución, los movimientos y el comportamiento alimentario se puedan investigar.

 

 

Share
Free business joomla templates