ConservaciónConservación

Conservación

Texto aportado Dr. Greg Donovan

        Director Científico

        Comisión Ballenera Internacional

        Cambridge

 

Nos guste o no, el hombre ha influenciado directa o indirectamente la abundancia y/o el medio ambiente de muchas, si no la mayoría, de las especies de cetáceos. La gestión se puede decir que es nuestro intento por limitar y controlar los efectos del hombre en nuestro medio ambiente, obteniendo al mismo tiempo el máximo ‘beneficio’ del mismo. De hecho, todo lo que hacemos (incluyendo, y quizás de forma especial, el no hacer nada) se puede decir que es una decisión de gestión.

Aunque pueda parecer un aspecto semántico, debe recordarse que no podemos ‘gestionar cetáceos’ – sólo podemos gestionar actividades humanas que puedan tener un impacto sobre los cetáceos. Los impactos humanos sobre poblaciones de cetáceos se pueden clasificar a grosso modo en dos grupos: aquellos que resultan en la muerte instantánea o casi instantánea (por ejemplo, caza directa, captura accidental en artes de pesca, colisiones con barcos, etc.), y aquellos que aunque no resulten en una muerte rápida, afectan la ‘salud’ de la población (por ejemplo, aspectos relacionados con el hábitat incluyendo contaminación, sobrepesca de especies presa, pérdida de hábitat, etc.). Mientras que el impacto del primer grupo es claramente significativo a nivel del individuo, puede no ser significativo a nivel de la población dependiendo del número de animales involucrados en relación con la abundancia total. Sin embargo, factores asociados con el segundo grupo pueden no aparecer significativos a nivel del individuo pero puede ser significativo a nivel de la gestión del stock (por ejemplo, hembras que pueden parecer saludables pero si cambios fisiológicos inducidos por la contaminación dificultan su capacidad de reproducción, esto puede tener consecuencias a largo plazo para la población).

En la mayoría de los casos, la gestión implica encontrar un equilibrio adecuado entre las ‘necesidades’ de los usuarios y las ‘necesidades’ del medio ambiente. Una gran parte de la dificultad de la gestión es que normalmente  no hay consenso entre los humanos sobre cuáles son sus necesidades y, de hecho, cuales creen que son las ‘necesidades’ del medio ambiente – en consecuencia, no hay consenso sobre cual es el equilibrio adecuado. Mientras que la ciencia por sí misma no puede resolver este problema, lo que si puede hacer es intentar proporcionar la información  necesaria sobre el estado de los cetáceos y de su medio ambiente permitiendo así que se puedan predecir las consecuencias de elecciones particulares de necesidades humanas y equilibrios. Esto debería permitir que se tomen decisiones justas y sensatas por parte de aquellos políticos y gestores que la sociedad elige para representarlos. Una conservación y gestión sabias del  medio ambiente requieren una base científica fuerte.

El paso primero y más esencial en cualquier proceso de gestión es el definir los objetivos con respecto al estado de las poblaciones de cetáceos en cuestión y las necesidades de los usuarios. Aunque esta etapa requiere asesoramiento científico, también debe incluir a los usuarios y gestores. El segundo es evaluar el estado de esas poblaciones a la luz de aquellos objetivos. Esto es importante por muchas razones (y está vinculado con la monitorización, ver más abajo), y en particular puede ser usado para determinar si hay un problema de conservación y, si es así, su gravedad. El tercero es determinar las medidas de gestión que pensamos que asegurarán que esos objetivos se alcancen y se continúen alcanzando (en otras palabras identificar, y donde sea necesario mitigar, posibles amenazas – esto puede ser llamado un plan de conservación). De nuevo es esencial que los usuarios se impliquen en esta etapa – tanto para que entiendan la necesidad de las medidas de mitigación y ayuden a determinarlas. La etapa final pero igualmente importante es la monitorización de las poblaciones para asegurarse de que las medidas de gestión se están aplicando y están funcionando adecuadamente. Es importante resaltar que la etapa de monitorización no es un extra opcional – en un mundo incierto es esencial que por muy perfectas que creamos que puedan ser nuestras medidas de gestión, comprobemos para asegurarnos que de hecho están funcionando como esperamos de ellas. Por lo tanto, la monitorización debe ser vista como una parte integral de la gestión, no un extra opcional.

Si la ciencia tiene que jugar un papel apropiado en ese proceso, esto pone una serie de responsabilidades importantes sobre cualquier científico involucrado. Una de las más importantes es que no permitan que sus visiones particulares sobre el equilibrio adecuado entre las necesidades de los usuarios y las de los cetáceos, les impidan proporcionar el mejor asesoramiento científico, irrespectivamente de sus implicaciones. Mientras que es perfectamente razonable que los científicos tengan sus propias perspectivas sobre estos temas, no es apropiado caer en la trampa de actuar como jueces ‘morales’, ya que sus visiones no son ni mejores ni peores que las de nadie más. También es importante que los científicos no sean arrogantes. Esto se refiere tanto a ser honestos acerca de lo que no saben y tomar en cuenta la inevitable incertidumbre científica cuando se proporciona asesoramiento, como a escuchar con respeto las posiciones de gentes cuyos medios de vida pueden verse afectados por los consejos que den. Con esto en mente, los científicos deberían reconocer también que soluciones draconianas (por ejemplo, prohibición de la pesca) normalmente deberían ser la última solución – sobretodo porque este tipo de consejo es normalmente ignorado y esto puede traer serias consecuencias sobre la conservación de los animales que están tratando de ayudar. Finalmente, una vez se ha alcanzado una conclusión cuidadosa, deben mantenerse firmes acerca de lo que consideran es el mejor consejo científico sin tener en cuenta si eso les convierte en impopulares entre políticos, industria, grupos de interés u otros científicos.

 

Share
Free business joomla templates